La maestra brutalmente golpeada por un alumno tiene “pánico” de volver a un aula

Viernes 19-05-17   “Perdí mi vocación”, había publicado en Facebook. Ahora dice que necesita un psiquiatra y pide ayuda para el alumno violento.

maestra-golpeadaDiazepam. Pregabalina. Diclofenac. Eso es lo que toma Julieta Petrolo para aguantar el dolor. Igual, llora. Hasta hace unos días era maestra suplente en la Escuela Primaria Número 109 Carlos Daniel Vila, de La Paz, Entre Ríos. Pero la furia de un alumno la dejó con cuatro vértebras cervicales comprometidas y el 90% menos de visión en el ojo izquierdo.

Perdí la vocación”, se animó a decir en una dura carta que posteó en Facebook. Ahora cuenta a Clarín que tiene ataques de pánico cuando ve adolescentes. Al nivel de ni siquiera poder dejar a sus dos hijos en la puerta de la escuela: “porque hay muchos chicos.”

El 25 de abril, en el aula de quinto grado, quiso defender a un alumno de 10 años que estaba siendo ahorcado por otro, mayor, contra el suelo. Ahí fue cuando recibió dos brutales golpes del adolescente, de unos 13 años. “Calculo que mide 1,65 metro y pesa unos 80 kilos. Tiene mi misma contextura.”

Julieta estaba haciendo una suplencia desde el 6 de marzo. Terminaba el 26 de junio, pero ahora –dice– no cree que pueda “volver a pisar un aula”. Por eso, pide un pisquiatra de la ART para ella y ayuda de una asistente social para el alumno que la dejó casi desmayada.

Está en una situación de vulnerabilidad en su casa. Nadie hizo nada y antes tuvo más de 14 episodios violentos con otras maestras. No puede estar en una escuela común”, detalla.

Ese día de abril Julieta estaba de espalda escribiendo en el pizarrón, Hasta que escuchó la pelea entre los alumnos: “Me metí. Los separé. Lo agarré de los hombros. Ahí él se dio vuelta, me miró y me empezó a golpear.”

Fueron dos golpes “fortísimos”. Pero uno, en el hombro, la hizo chocar contra la pared. “Mis compañeras me llevaron al hospital de Paraná. Además de la dislocación del hombro y que se me durmió la mano, tenía la vista borrosa. Creí que era cansancio, pero la oftalmóloga me explicó que tenía que ver con el nervio que se afectó en la cervical por el golpe. La pared me frenó sino iba a ser más grave”.

En el diagnóstico, dice, están “traumatizadas las cervicales, más neuropatía cervicobraquial con neuralgia”.

Dejar un comentario

© 2013 Powered By Servidores Argentina