Hoy celebramos a San Juan de Dios, patrono de los hospitales y los trabajadores de salud

Miércoles 08-03-023  Cada 8 de marzo, la Iglesia Católica celebra la fiesta de San Juan de Dios, fundador de la Orden de los Hermanos Hospitalarios, la que posteriormente se denominaría, en honor al santo, “Orden Hospitalaria de San Juan de Dios”.

San Juan es un símbolo de la vocación de la Iglesia a hacerse ella misma caridad con aquellos que sufren en el cuerpo y también en el espíritu.

El llamado a servir a los que sufren

San Juan de Dios nació en Montemor-o-Novo (“Montemayor”), Portugal, el 8 de marzo de 1495 y, coincidentemente, fue llamado a la Casa del Padre también un 8 de marzo, pero de 1550, en Granada, España. Su nombre de pila fue João Cidade Duarte, aunque el mundo lo ha conocido siempre como Juan, «Juan de los enfermos».

João, con tan solo 12 años, tomó rumbo hacia Toledo (España). Allí empezaría su curioso itinerario laboral que lo haría pasar de pastor -su primer empleo- a mercenario a los 27 años, cuando se enlistó en la milicia del Emperador Carlos I. Poco le faltó para morir ahorcado allí a causa de un descuido que comprometió a su compañía militar.

Después de la milicia, a la que regresó nuevamente para ponerse bajo el mando de Carlos V y combatir a los turcos, empezó a trabajar como librero en Gibraltar, llegando a abrir una pequeña librería propia. Gracias a este oficio tuvo contacto con la literatura religiosa de la época, que dejó una huella profunda en su corazón.

Por periodos trabajó como sirviente, momentos en los que pudo ejercer los dones que Dios plenificaría más tarde en el servicio a los sufrientes.

Finalmente, Juan se hizo enfermero por vocación y convicción, descubriendo que el amor a los que padecen enfermedad era lo que le movía y llenaba el corazón. Juan se asentó allí donde al abrir los ojos veía en cada enfermo a Cristo sufriente, vulnerable, esperando ser atendido y consolado.

El santo fundó un hospital en Granada y, posteriormente, junto con su grupo de compañeros, constituyó la base de lo que sería la Orden Hospitalaria, dedicada a la pastoral de la salud. Los miembros de la Orden estaban dedicados por entero a atender a los pobres y necesitados.

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.