En Santiago casi no existe la pluralidad de informaciones

Viernes 10-06-22  Hay una fuerte verticalidad del discurso único del gobierno zamorista que premia y castiga con pauta oficial o contratos multimillonarios según el poder de fuego del medio. Ese disciplinamiento apunta a erradicar cualquier crítica o abordaje de temas incómodos al poder político

En un informe, el Foro de Periodismo Argentino (Fopea) dio a conocer un mapa del país con una ingeniosa metáfora en la que retrata la situación de acceso a la información: como era previsible, Santiago del Estero se encuentra en un “desierto”. Esto a causa de la alta dependencia de la información oficial y la reproducción automática que se realiza en la mayoría de los medios provinciales.

La investigación  destaca que en la jurisdicción existen  muchos medios, pero lo que se encuentra  son reproducciones textuales de lo que se emite desde las oficinas de gobierno y de los medios más grandes. Este desierto es la consecuencia de una excesiva  dependencia estatal y la escasa producción propia.

Este desierto de la información es ocasionado por la falta de pluralidad y condiciones para ejercer el periodismo: ya  que existen  condiciones sumamente débiles para el ejercicio del periodismo profesional porque este está restringido o no ha conseguido desarrollarse de un modo estable. Puede que existan medios y periodistas, pero que estos tiendan a contar lo que pasa en otros ámbitos o estén acotados al discurso oficial. En este lugar faltan las noticias locales verificadas porque  resulta muy difícil acceder a ellas.

Si bien en Santiago hay muchos medios, sobre todo radios FM en los lugares más recónditos del territorio, y aunque algunas producen contenido local, en su mayor parte se trata de información institucional por ser dependientes del municipio o comisión, o bien porque tienen pauta oficial.

Por ello se observa un  contenido y muy poco ya  que la mayoría es  reproducción. En los medios gráficos pero también en las radios y los canales hay reproducción textual de lo que producen las oficinas de gobierno, como de los mismos medios hegemónicos.

Todo lo enunciado anteriormente,  refuerza la certeza de una fuerte verticalidad del discurso único del gobierno que premia y castiga con pauta oficial o contratos multimillonarios según el poder de fuego del medio. Ese disciplinamiento apunta a erradicar cualquier crítica o abordaje de temas incómodos al poder y a entronizar un discurso único del zamorismo.

Esa pobreza de alternativas para informar y acceder a una pluralidad de informaciones no sólo atenta contra el principio democrático sino que lesiona derechos constitucionales.

 

Fte:   FOPEA

 

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.