Tambien podes Escuchanos en tu Movil
BlackBerry
iPad y iPhone
Android

Hoy es la fiesta de la Presentación del Señor, cuando la Virgen escuchó una dolorosa profecía

Miércoles 02-02-22  Cada 2 de febrero la Iglesia Universal celebra la Fiesta de la Presentación del Señor Jesús en el Templo, en la que se recuerda el encuentro de la Sagrada Familia con Simeón y Ana; encuentro que simboliza el abrazo del Señor con su pueblo.

Según la antigua costumbre del pueblo de Israel, al nacer un primogénito este debía ser llevado al Templo para su presentación cuarenta días después de haber nacido. Así hicieron María y José con el niño Jesús, cumpliendo con lo ordenado por la Ley de Moisés. Por eso, la Iglesia cuenta 40 días después del día de Navidad (25 de diciembre) para celebrar la Presentación del Señor (2 de febrero). «Los padres de Jesús lo llevaron a Jerusalén, para presentarlo al Señor, de acuerdo con lo escrito en la ley del Señor» (Lc 2, 22).

Las profecías de Simeón y Ana

Al llegar al Templo, los padres de Jesús con el niño en brazos se encuentran con Simeón, el anciano al que el Espíritu Santo prometió que no moriría sin antes ver al Salvador del mundo. Fue el mismo Espíritu quien puso en boca de este profeta que ese pequeño niño sería el Redentor y Salvador de la humanidad: “Este niño está destinado a provocar la caída de muchos en Israel, y también el ascenso de muchos otros. Fue enviado como una señal de Dios, pero muchos se le opondrán. Como resultado, saldrán a la luz los pensamientos más profundos de muchos corazones, y una espada atravesará tu propia alma” (Ver Cántico de Simeón: Lc 2,22-40).

“También aquel día se encontraba en el Templo la hija de Fanuel, de la Tribu de Aser, llamada Ana. Ella era una mujer de edad muy avanzada; había enviudado solo siete años después de haberse casado y permaneció así hasta los 84 años. Ana andaba día y noche en el Templo, adorando a Dios, ofreciendo ayunos y oraciones. Ella, al ver al niño, lo reconoció y empezó a proclamar a todos los que esperaban la redención de Jerusalén que la Salvación había llegado” (Lc 2, 36-40)

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.