Todo un pueblo sospechado del crimen de Marito en un rito satánico

Domingo 13-06-21  Hace cinco años, lo violaron, lo torturaron, lo desmembraron en vida y murió desangrado. En agosto comienza el juicio: hay nueve procesados y se le tomaron muestras de ADN a 3400 personas.

Mario Agustín Salto, o “Marito”, como lo llamaban todos, tenía la costumbre de salir a pescar en una represa y así lo hizo la tarde del 31 de mayo del 2016, pero no regresó. Sus familiares y vecinos de Quimilí lo buscaron por todas partes, pero solo encontraron su bicicleta. El cuerpo apareció dos días después, un 2 de junio, en once bolsas de basura a unos seis kilómetros de la laguna. “Era impensado que un crimen tan aberrante pudiera pasar en un lugar tan pequeño, donde nos conocemos todos”, dice a TN.com.ar Marta Salto, docente, exconcejal y tía del chico.

Pasaron cinco largos años desde aquel día en que encontraron los restos del nene de 11 años. No se sabía entonces a ciencia cierta qué era lo que le había pasado pero sí era evidente la crueldad con la que lo habían atacado. “Fue un antes y un después para la familia y para los santiagueños”, sostiene la mujer, que se puso al frente de la causa y todavía no tiene todas las respuestas que quisiera sobre lo que le ocurrió a su sobrino. Lo cierto es que a esta altura son 9 los procesados en total por el hecho, de los cuales 4 llegarán al inicio del juicio detenidos. Pero hay más de 3 mil sospechosos que se siguen cruzando a diario en las calles.

La primera autopsia “no hacía mención de que le faltaban sus genitales, tampoco decía que cuando le cortaron las piernas todavía estaba vivo ni que le faltaba la quinta vértebra”, enumera la mujer, y sentencia: “Más que descubrir tenían la intención de encubrir”.

Así se llegó a una segunda autopsia que aportó pruebas importantes tales como la presencia de dos ADN en el cuerpo de Marito. “Los violadores fueron dos y son parientes”, detalla la tía del nene. Por eso la Justicia ordenó tomar más de 3400 muestras genéticas de habitantes de Quimilí y de las localidades aledañas Weisburg y Otumpa para que fueran analizadas en el Laboratorio de Genética Forense del Poder Judicial provincial y comparadas con los rastros que se habían encontrado. Pero no hubo resultados que llevaran a identificarlos.

Vamos a juicio con una causa abierta de lo que es la causa madre”, dice entonces Marta sobre el debate oral que se espera para agosto, y explica que se avanzará más adelante para poder identificar a los abusadores. Ahora, la hipótesis que llega a juicio sostiene que Marito “fue sacrificado en un ritual satánico en ofrecimiento a San La Muerte”. En un segundo juicio se tendrá que identificar a los violadores.

Dejar un comentario

© 2013 Powered By Servidores Argentina