Día Mundial contra el Cáncer: 7 madres coraje dijeron no al aborto y salvaron a sus bebés

Jueves 04-02-21 Hoy 4 de febrero se celebra el Día Mundial contra el Cáncer, una fecha dedicada a sumar esfuerzos para prevenir el cáncer y recordar a quienes  incluso, sacrificaron su propia vida para salvar a otros. Como la  historia de siete madres que dijeron no al aborto y lo dieron todo para salvar a sus hijos que llevaban en el vientre

Santa Gianna Beretta Molla ; Santa Gianna fue la décima de trece hijos, de una familia de clase media de Lombardía en el norte de Italia. Estudió medicina y se especializó en pediatría, profesión que compaginó con su tarea de madre de familia.

Durante su embarazo se dió cuenta de que un gran fibroma estaba creciendo dentro de ella, su primera reacción «fue pedir que se salvara el niño que tenía en su seno».

Los médicos le aconsejaron operarla para salvarle la vida, así como un aborto terapéutico y la extirpación del fibroma. Le dijeron que más adelante podría tener otros hijos, pero Santa “Gianna eligió la solución que era más arriesgada para ella».

Santa Gianna falleció el 28 de abril de 1962, con 39 años de edad, una semana después de haber dado a luz.

Cecilia Perrín;  Cecilia Perrín falleció el 1 de marzo de 1985, a la edad de 28 años, luego de entregar su vida por la de su hija al no permitir que le practicaran un aborto.

A Cecilia le detectaron cáncer en febrero de 1984 cuando estaba embarazada. Su hija Agustina nació en julio de ese mismo año y Cecilia falleció ocho meses después, ya que su enfermedad había avanzado mucho y no había modo de curarla.

 Bárbara Castro;  Bárbara Castro García, periodista de la delegación de medios del Obispado de Córdoba (España), falleció el 4 de julio de 2012, víctima de un cáncer de lengua. Bárbara se negó a recibir el tratamiento que le habría salvado la vida, pues implicaba la muerte del bebé que llevaba en su seno.

Ignacio Cabezas, su esposo, declaró que Bárbara dio su vida por amor “hacia su hija, hacia mí y hacia Dios”, que el sacrificio de su esposa servirá “para dar testimonio” a favor de la vida, y que está dispuesto a “honrarla como ella merece”.

Lorraine Alard ; “Si voy a morir, mi bebé vivirá”. Con estas palabras, Lorraine Allard, una madre inglesa de 33 años de edad, respondió a los médicos que le plantearon abortar al hijo que esperaba para someterla a un tratamiento de quimioterapia contra el avanzado cáncer de hígado que padecía en 2008.

Lorraine y Martyn Allard tenían tres niñas: Leah, Amy y Courtney, de diez, ocho y casi 2 años respectivamente, cuando supieron que esperaba a Liam, su primer hijo varón que nació prematuramente.

“Los médicos nos dijeron que el cáncer no tenía cura, aunque trataron de disminuir los tumores. El día que murió, Lorraine llevaba dos semanas sin comer y no podía beber. Su muerte fue muy pacífica, me tomó la mano y nos abrazamos, su corazón se apagó”, recuerda Martyn.

 Elizabeth Joice;  Elizabeth Joice sacrificó su vida por salvar a la bebé que llevaba en el vientre. Esta valiente madre falleció el 9 de marzo de 2014 luego de negarse a recibir un procedimiento que le habría permitido enfrentar la enfermedad, pero que podría haber causado la muerte de su bebé.

La historia ocurrió en Nueva York (Estados Unidos). Tres años antes a Elizabeth le diagnosticaron cáncer en los pulmones. Cuando aparentemente había superado la enfermedad y a pesar que los médicos le dijeron que era imposible que tuviera hijos, concibió a una bebé a la que llamaron Lily.

Solo un mes después de saber que estaba embarazada, los médicos descubrieron que el cáncer había regresado con más fuerza. Le practicaron una operación de emergencia para retirar el nuevo tumor, pero se negó a ser sometida a resonancias magnéticas posteriores para no arriesgar la vida de la bebé que llevaba en el vientre.

Con el apoyo de su esposo Max, la mujer resistió la enfermedad hasta que la bebé cumplió siete meses de gestación. Dio a luz en enero de 2014 y luchó durante las siguientes seis semanas por su vida, hasta que falleció el 9 de marzo.

 Sarah Wickline Hull ;  Hace más de 10 años Sarah Wickline Hull fue diagnosticada con cáncer durante su embarazo, y pese a que los médicos la presionaron para que se realizara un aborto, prefirió arriesgar su vida antes que perder a su pequeña hija. Hoy más que nunca, agradece esa decisión.

Sarah, de 40 años, ya no tiene cáncer y su hija es una niña feliz y saludable de 10 años. Actualmente vive junto a su esposo Patrick Hull y sus dos hijas en Luisiana (Estados Unidos).

Dejar un comentario

© 2013 Powered By Servidores Argentina