Colombia: Las mujeres de las FARC, abusadas y violadas

Las mujeres que logran escaparse de la selva, sean ex rehenes o guerrilleras desmovilizadas, coinciden en el mismo punto: el maltrato. Ahora esos testimonios sueltos aparecen condensados, analizados y detallados en un estudio realizado por el servicio de Inteligencia de la Policía de Colombia.

La periodista Jineth Bedoya Lima reveló en un artículo publicado en el diario El Tiempo que, mientras el gobierno de Álvaro Uribe rescataba a Ingrid Betancourt de la selva colombiana, a pocos kilómetros de allí «cuatro jovencitas pasaban la más dura «prueba» impuesta por un mando de las FARC: una a una, a cambio de no ser castigadas, fueron obligadas a tener relaciones sexuales con «Canaguaro». Al hombre le habían diagnosticado sífilis y las contagió«. Este caso aparece en el informe de las autoridades colombianas. Se trata de información confirmada gracias a las computadoras secuestradas en el bombardeado campamento del «Mono Jojoy», el jefe militar abatido el año pasado.

Betancourt, en su última visita a la Argentina,  ya había explicado el papel que cumplen las mujeres y cómo se desarrolla su sexualidad en la selva. «En general, las guerrilleras son campesinas que ejercieron la prostitución, por lo que ven a las FARC como un ascenso», explicó. Sin embargo, dijo que sufren una especie de «presión revolucionaria».

«Los guerrilleros viven en sus caletas (carpas), pero los miércoles y los domingos pueden solicitar dormir con alguien. Cuando la relación se vuelve estable pasan a convivir y se los llama socios, no pareja. El problema surge cuando una guerrillera le dice tres veces que no a un hombre, porque ahí interviene el comandante del campamento»,detalló. Él decide todo, al punto que -según el relato de Betancourt- el comandante puede «hacer una reflexión y decirle, «compañera, usted tiene que tener solidaridad revolucionaria para con el compañero que la necesita»», y de esa forma graficó cómo la igualdad de género en el interior de las FARC no pasa del discurso.

Un informe de RCN de 2008 ya advertía sobre esta situación. En esta serie de envíos (vea los videos relacionados) se detalla la realidad de las guerrilleras, su posición de inferioridad (en número y en poder), la falta de preservativos, la proliferación de enfermedades venéreas y los abortos forzados.

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.