El adiós del Titán

Todo lo bueno tiene su final, dicen. Quizás así habría que explicar el epílogo de la carrera de uno de los personajes más importantes que nos entregó el fútbol argentino en las últimas décadas, generando un cariño tan particular en el hincha de fútbol, que trasciende a todos los equipos.

A lo largo de su carrera profesional, El Titán ha sido protagonista de una enorme cantidad de situaciones curiosas e inverosímiles. A continuación, les dejamos algunas de ellas:

El 24 de abril de 1999 convirtió un gol de penal con ambos pies frente a Platense en la victoria por 2-0 en el Torneo Clausura. Al ejecutar el penal, se resbaló y provocó que la pelota le pegara en ambos pies y entrara en el arco.

El 4 de julio de 1999 en el partido entre la Selección Argentina y la de Colombia por la Copa América Palermo falló tres tiros de penal en el tiempo regular de juego, que constituyó un Récord Guinness.

El 13 de noviembre de 1999, en un partido contra Colón de Santa Fe, se lesionó los ligamentos cruzados de la rodilla derecha. En ese mismo partido, ya lesionado, marcó su gol Nº 100 en Primera División. 7 meses inactivo volviendo a jugar contra River Plate, en el partido de vuelta por los cuartos de final de la Copa Libertadores 2000 y Boca Juniors eliminó a su clásico rival de la Copa.

El 29 de diciembre de 2001 sufrió una doble fractura de tibia y peroné, cuando un muro de la tribuna cayósobre su pierna derecha.

En febrero de 2007 le convirtió un gol desde 61 metros a Independiente. El partido terminó 3-1 a favor de Boca.

El 18 de marzo de 2007 contra Gimnasia y Esgrima de La Plata, Martín Palermo convirtió por primera vez en su carrera 4 goles en un mismo partido. El partido se disputó en La Bombonera terminando 5-1 a favor del local. En esa semana ya le había convertido 3 goles a Estudiantes, totalizando 7 goles en 7 días, récord en el futbol argentino.

El 26 de enero de 2008, en un partido amistoso frente a River Plate por el Torneo Pentagonal de Verano, marcó el segundo gol de su equipo colgado del travesaño, que no fue sancionado por el árbitro Héctor Baldassi.

El 4 de octubre de 2009 se convirtió en el décimo futbolista en llegar a marcar 200 goles en la era profesional de la Primera División de Argentina.[154] El tanto con el que llegó a dicha cifra se lo hizo a Vélez Sársfield, por el Torneo Apertura, de cabeza desde 38.9 metros, logrando así el Récord Guinness del gol de cabeza de mayor distancia.

El 12 de abril de 2010, Martín Palermo se ha consagrado como el máximo goleador de la historia de Boca tras conquistar dos goles frente a Arsenal de Sarandí.

Posee el récord de más goles en un torneo corto de la Primera División de Argentina (20 goles en el Torneo Apertura 1998).

Martín Palermo es el goleador histórico de La Bombonera (124 goles).[160]

El día domingo 24 de abril del año 2011, Martín Palermo cortó ante Huracán la peor «sequía» de goles jamás vivida en Boca Juniors, marcando el tercer y último tanto de la goleada del conjunto xeneize ante «el Globo» a los 82:22 minutos del encuentro. La racha negativa en cuestión duró exactamente 951 minutos.

El día 5 de junio del año 2011, Martín convirtió ante Quilmes Atlético Club su gol número 227 desde una distancia de treinta metros. Igualó, de esta manera, a José Sanfilippo y se ubicó quinto entre los máximos goleadores de toda la historia de la Primera División del Fútbol Argentino.

En el último partido de su carrera en La Bombonera (12 de junio de 2011) le regalaron el arco que da hacia la tribuna local y a la Ciudad Deportiva de Boca Juniors de dicho estadio con una placa alusiva a modo de homenaje, siendo el único jugador de la historia del club en recibir este tipo de elogio.

 

Dejar un comentario

© 2013 Powered By Servidores Argentina