La muerte de un recolector abrió una grieta en el poder sindical de Moyano

Estela, hermana del fallecido afiliado camionero (Imagen C5N)

Hugo Moyano nunca se hubiera imaginado un desafío público tan resonante a su poder sindical como el que encabezaron este lunes (06/06) un grupo de recolectores de residuos afiliados a su propio gremio, indignados por la muerte de uno de sus compañeros en un hecho de mala praxis en la obra social de los camioneros, según denunciaron los familiares de la víctima.

El fallecido se llamaba Gustavo González, de 33 años, quien sufrió un ACV (accidente cerebro vascular) el viernes 03/06. Su hermana aseguró que hubo una demora de 16 horas en el envío de una ambulancia.

El paro de los recolectores, con piquete incluído en la Ciudad de Buenos Aires, es el primer conflicto interno y público que debe afrontar el líder cegetista y que enfrenta a su liderazgo gremial como titular de la CGT. Una amenaza que proviene de un sector inesperado a los acostumbrados embates judiciales, de sus rivales sindicales o de la política.

La acción contiene, además, el drama de una familia por la pérdida de uno de sus integrates y vuelve a apuntar al funcionamiento de las obras sociales sindicales, ya en investigación por la justicia.

Moyano quiso eludir al principio el reclamo, pasó de defender la atención de la obra social y prometer una investigación hasta acusar a los medios por «tomar la desgraciada pérdida de una vida para criticarme» y hacer hincapié en el peso del recolector fallecido como «un compañero que tenía problemas de salud y pesaba más de 150 kilos«.

Con Estela González, la hermana del recolector en todos los medios, Moyano decidió enviar a un emisario: el vocero del Sindicato de Choferes de Camioneros, Héctor Yuyo López, quien tuvo que escuchar, al igual que toda la opinión pública porque la acción fue transmitida en vivo y en directo, el conmovedor discurso de la hermana de González.

Ella relató, con emoción pero con firmeza, los hechos, expresó su desilución con el líder cegetista, con la obra social y con los delegados camioneros de la empresa Cliba que no atendieron su reclamo desesperado cuando su hermano aún estaba con vida..

«Nosotros dábamos la vida por Moyano y por el sindicato, pero me mutilaron a mi hermano«, expresó, mientras le mostraba a López una fotografía ampliada del rostro de su hermano muerto: «Miren cómo quedó mi hermano. Él lo votó a Moyano y lo defendió durante toda su vida… Y tuvo que esperar 16 horas para que la Obra Social de Camioneros le mande una ambulancia. Nosotros queremos que Moyano venga y nos dé una explicación de por qué pasó esto«.

«Mi madre esta muerta en vida. Durante el velatorio de mi hermano tuvo que estar poniéndole los sesos dentro de la cabeza», dijo Estela, y en ese momento, por un equipo Nextel la llamó su madre, que estaba siguiendo todo por la TV. Estela puso el equipo en manos libres para que todos escucharon el lamento desgarrador de la mujer, quien además pidió que no se sancionara a los trabajadores que realizaban la medida de fuerza.

Tras escuchar, López habló en privado con algunos de los recolectores que lo acompañaron hasta su vehículo, y trasladó la propuesta de Moyano de recibir en la Sede del Sindicato, en la calle San José, a los familiares de la vícitma.

Estela fue acompañada por 10 recolectores y el resto esperó en el lugar hasta tanto ella regresara con los resultados de la reunión.

Más allá de la resolución que tenga el conflicto, se abríó una grieta en la organización gremial de Camioneros que habrá que ver si Moyano logra cerrar.

Hasta ahora, Hugo Moyano y su hijo Pablo parecían controlar totalmente la organización sindical y ofrecían una obra social abundante en recursos, que administra la 2da. mujer de Moyano, Liliana Zulet, pero ahora surge una grave sospecha sobre la eficiencia en la aplicación de recursos, la verdadera capacidad de prestación de servicios médicos a los afiliados y la cohesión del sindicato.

    Dejar un comentario

    © 2013 Powered By Servidores Argentina