Gas y los factores inesperados

Julio De Vido no contaba con ello. El ministro de Planificación supuso que un aumento de las importaciones de gas (cerca de 25 millones de m3 diarios adicionales) mantendrían a salvo al sistema de posibles restricciones. Pero hubo una variable que parece no haber advertido: la conflictividad gremial en el sector petrolero.
Así, la puesta en marcha de una nueva central regasificadora en Escobar y la ampliación de la capacidad de inyección de la que ya funciona en Bahía Blanca (más adelante aumentarán los envíos bolivianos) no fueron suficientes para evitar recortes en la provisión a las industrias.

Es que el aumento de la demanda por la llegada de las menores temperaturas apareció en un momento en el que los petroleros de Santa Cruz, ahí donde surgió el proyecto kirchnerista,mantienen condicionada la extracción en los pozos bajo la amenaza de una parálisis total si es que no se convocan de manera inmediata a elecciones que den por terminado el conflicto en su intervenido gremio.

Para colmo de males, a esto se suma la salida del sistema de 6 millones de m3 diarios desde Tierra del Fuego, como consecuencia de la rotura de un comprensor, según informa este miércoles (1/6) el diario El Cronista Comercial.

Todo esto, en adición a que la demanda se disparó por la necesidad de calefacción, obligó al Gobierno a recortar la provisión al sector fabril, aún antes de que llegaran los picos de demanda. Según informaron distintos medios, las restricciones ya alcanzan el 10% de lo contratado, una cifra similar al aporte que no está llegando desde Santa Cruz.

Tal como se informó, los industriales son optimistas respecto a la provisión, aunque no descartaban los recortes. Claro, que al igual que el ministro De Vido, no tomaron en cuenta los imprevistos.

Total promete resolver la rotura de su compresor lo antes posible, pero ¿cuánto tomará resolver el conflicto petrolero, que con sus idas y vueltas ya lleva varios meses? El sindicato reclama que el gobernador Daniel Peralta encabece las negociaciones.

Ellos piden la inmediata realización de elecciones de autoridades que estaban pautadas para fines de mayo. Eso no ocurrió. Los gremialistas están a la espera y ya amenazan con paralizar toda la producción de la provincia.

En tanto, el interventor del sindicato,  Carlos Flaquier, aseguró que no así como estaban las cosas («Hay altos grados de verborragia y agresividad que no son buenos«) no se podían llevar a cabo los comicios.

Sin dudas, esto no ayudará a De Vido a cumplir con su meta de que este invierno no haya restricciones en el suministro.

Dejar un comentario

© 2013 Powered By Servidores Argentina